526

527

Ayudar a su hijo con cáncer a lidiar con los cambios

El tratamiento provoca diferentes cambios en la vida de su hijo. Deben intentar que viva una vida lo más normal posible. Consulten al equipo médico para conocer los cambios que su hijo/a experimentará de forma que puedan prepararlo.

Cambios físicos

Los niños pueden ser muy sensibles a su apariencia física y a las reacciones del entorno. Los siguientes consejos pueden ayudar a su hijo:

Prepárense para la caída del cabello

Si el tratamiento provoca la caída del cabello, su hijo puede escoger una gorra, pañuelo o peluca con antelación.

Infórmense sobre los cambios de peso y otros cambios físicos

Algunos tratamientos pueden provocar una pérdida de peso y otros un aumento. Consulten con su nutricionista para conocer lo que pueden esperar y ayudar a su hijo a prepararse para estos cambios físicos.

Sean creativos

No duden en ir de compras con su hijo/a. En ocasiones una simple camiseta con un estampado divertido puede subirle la moral.

Preparen las reacciones de su hijo

En ocasiones las personas se le quedarán mirando, no sabrán si es un niño o una niña o le harán preguntas personales. Hablen con su hijo/a y encuentren una solución adecuada a estos problemas. Su hijo/a puede decidir responder o simplemente ignorar estos comentarios.

Cambios en las amistades

Una enfermedad larga y grave puede suponer toda una prueba para una amistad. Algunas relaciones pueden cambiar. A veces puede parecer que los viejos amigos de su hijo ya «no están ahí» para apoyarlo o que ya no les importa. Suele ser muy útil que su hijo dé el primer paso y contacte a sus amigos. En cualquier caso, la buena noticia es que su hijo seguramente haga nuevos amigos durante esta experiencia. Estos son algunos de los pasos que pueden adoptar juntos:

Ayuden a su hijo a mantener el contacto con sus amigos

Animen y ayuden a su hijo a contactar a sus amigos, ya sea con SMS, e-mails, videollamadas, conversaciones por teléfono o en las RR. SS.

Busquen consejos y trucos

Los trabajadores sociales o educadores infantiles pueden ayudar a su hijo/a a comunicarse con sus amigos. Si es posible y su hijo está de acuerdo sus amigos pueden visitarlo.

Cambios de humor

Aunque con el paso del tiempo la mayoría de niños con cáncer aprenderán a sobrellevarlo, su hijo/a puede sentir angustia, tristeza, estrés, miedo o decidirá aislarse. Hablen con su hijo/a para ayudarle a entender sus sentimientos y tranquilizarlo. Pueden citarse con un trabajador social, especialista infantil o psicólogo para tratar los sentimientos que no tengan una solución simple o que empeoren con el paso del tiempo. Estos consejos pueden ayudar a su hijo/a a superar las emociones difíciles:

Intenten que se distraiga

Los videojuegos o las películas pueden ayudarle a relajarse. Algunas técnicas médicas, como la relajación muscular, la meditación guiada o el biofeedback pueden ser útiles.

Mantengan la compostura pero no escondan sus emociones

Su hijo/a puede reflejar sus emociones. Si suelen sentirse tristes o agobiados, hablen con el equipo médico de su hijo para encontrar la mejor forma de lidiar con ello. Sin embargo, si ocultan sus sentimientos, es posible que su hijo/a haga lo mismo.

Para más información sobre el tema, consulten la sección: 

Busquen ayuda si reconocen los síntomas de una depresión infantil

Es normal que su hijo no esté de humor o esté triste, pero si estos sentimientos se alargan en el tiempo y aparecen con frecuencia pueden ser síntoma de una depresión. Hablen con su médico sobre los cambios emocionales que observen en su hijo.

Para más información sobre el tema, consulten la secci:

Cambios en la rutina

Su hijo/a pasará más tiempo en el hospital y menos en el colegio durante el tratamiento. Estos consejos pueden ayudar a su hijo a lidiar con los ingresos y el tiempo fuera de la escuela.

Estancias hospitalarias

Los hospitales son difíciles para todo el mundo, incluidos los más pequeños. Las fotografías, pósters, juegos o música pueden animarles. Si no pueden practicar deporte, intenten otras formas de entretenimiento como la música, los juegos o la escritura.

Para más información sobre el tema, consulten esta sección:

Faltar al colegio

La mayor parte de los niños con cáncer faltarán al colegio durante el tratamiento. Algunos podrán asistir algunos días y otros tendrán que faltar durante largos periodos. Estos consejos pueden ayudarles a apoyar la educación de su hijo/a durante el tratamiento.

  • Reúnanse con el doctor para conocer cómo el tratamiento afecta a las fuerzas de su hijo y su capacidad para hacer los deberes. Los médicos pueden escribir una carta al profesorado, que describa el estado de salud del paciente, sus limitaciones y las posibles ausencias.
  • Mantengan a los profesores informados. Los profesores y la dirección deben conocer el estado de salud del paciente. No duden en comunicarles la carta del equipo médico. Infórmense de los deberes o trabajos que su hijo pueda perderse y la forma en la que podrá seguir las clases.
  • LeaConsulten los recursos de ayuda disponibles en el hospital y la escuela. Algunos hospitales cuentan con coordinadores educativos y otros tienen enfermeras especialistas en los recursos y el apoyo educativo disponibles

Was this article helpful?