526

527

Cómo ayudar a su hijo si el tratamiento no funciona

Pueden ayudar a su hijo de diferentes maneras. Tengan en cuenta que el cómo y el cuándo son una elección personal. Estos consejos pueden ayudarles en esta época tan dura:

Pedir ayuda y apoyo. 

Los miembros del equipo médico de su hijo ya han ayudado a familias que se encontraban en la misma situación. Hablen con ellos para aprender a lidiar junto a su hijo y su familia las decisiones, preocupaciones y emociones que relacionados con el final de la vida.

Sean sinceros con su hijo/a.

Es natural que quieran proteger a su hijo y que sea muy difícil explicarle que el tratamiento no es efectivo.  Colaboren con el equipo médico para conseguir la información pertinente que su hijo pueda entender.  Hablar de forma sincera es lo más útil, por muy difícil que parezca.

«El tratamiento ya no funcionaba y los médicos nos dijeron que no sobreviviría. Fue el peor día de mi vida. Aun así, tenía que ser fuerte. Cuando hablamos con Ryan le preguntamos si quería participar en una carrera para recaudar fondos para el hospital. A Ryan le encantaba participar en esta carrera, incluso antes del diagnóstico. Ahora seguimos participando, todos los años».

Ayuden a su hijo a expresar sus emociones.

Su hijo puede entender mediante las señales de sus amigos, familiares o entorno que el tratamiento no funciona. Algunos deciden guardarse lo que saben o sospechan por miedo a asustarlos o hacerles llorar.  Los niños también pueden intentar protegerlos de sus propios miedos o preocupaciones. Es importante que entienda que puede hablar con ustedes cuando sea necesario para sentirse menos solo o asustado.

Dejen que el niño lo pase bien.

Observen su comportamiento. Si quiere hacer algo, anímenlo. Si no quiere, no le den importancia. Si su hijo/a tiene ganas de celebrar un cumpleaños o festividad, no duden en adelantarla. Pueden celebrar la Navidad en julio. Hablen con su hijo/a de lo que le importa. Existen organizaciones que se dedican a hacer realidad los sueños y deseos de los pequeños.

Compartan sus creencias espirituales.

Sus creencias puede tranquilizar y ayudar a su hijo, así como a ustedes y al resto de familiares. Para algunos padres es importante hablar con un miembro de la comunidad religiosa, en presencia del niño y la familia.

Sigan creando recuerdos.

Hablen de los momentos divertidos y de los recuerdos especiales. Mencionen a todas las personas que se preocupan por su hijo/a. Si tiene ganas, pueden hacer un álbum de fotografías juntos. Pueden hablar de todo lo que su hijo/a ha hecho y los que recuerdos que todos conservarán. Algunos niños prefieren escribir cartas o regalar sus juguetes a sus seres queridos.

Tómense las cosas con calma.

Durante esta época es importante que cuiden de ustedes mismos. Han pasado muchas cosas y han hecho un esfuerzo increíble. Son más fuertes de lo que piensan. Aprovechen los días al máximo, viviendo en el presente y animando a su hijo a hacer lo mismo. En ocasiones los gestos más sencillos son los más importantes, tanto para ustedes como para su hijo.

Was this article helpful?