526

527

Consejos para lidiar con el cansancio provocado por la enfermedad 

El cansancio es uno de los efectos secundarios principales provocados por el tratamiento. Puede ser agudo (breve) o crónico (larga duración). Suele ser difícil entender el cansancio que experimentan los pacientes. Aunque pueda parecer que los niños no hacen mucho para estar tan cansados, su cuerpo está luchando contra la enfermedad y los efectos del tratamiento. Los niños pueden acabar exhaustos, faltos de energía. En ocasiones el cansancio puede permanecer una vez que haya acabado el tratamiento. Planifiquen periodos de reposo adecuados cuando noten que las energías decaen. Los niños con radioterapia cerebral suelen dormir mucho. Los médicos llaman a este fenómeno «somnolencia». 

¿Cómo se sienten?

Los pacientes sienten el cansancio de forma diferente. El cáncer suele hacerles sentirse fatigados, débiles, somnolientos, confundidos, agotados o impacientes. Algunos lo describen como una sensación que cubre todo el cuerpo, que no les permite moverse. Otros notarán las extremidades doloridas o cansadas y no podrán respirar, incluso sin realizar prácticamente esfuerzos.

Para muchas personas, el cansancio del cáncer es algo que nunca habían experimentado. Puede ser muy difícil describirlo, igual que para el resto puede ser complicado entenderlo.

Estos consejos pueden ayudar a reducir el cansancio y la somnolencia: 

  • Los visitantes deben entrar de uno en uno. Las visitas son estupendas, pero también pueden ser agotadoras.
  • Comer y beber con frecuencia para mantener los niveles de energía.
  • Establecer periodos de descanso.
  • Organizar actividades que no requieran esfuerzos, como la lectura o la televisión.
  • Ayudar en las actividades diarias (ducharse, vestirse y comer) en las épocas en las que el paciente esté más cansado.
  • Evitar las salidas que requieren caminar largas distancias o los lugares muy concurridos.
  • Crear un entorno tranquilo y cómodo, tanto en el hospital como en casa.
  • Esforzarse en hacer cosas que alegren a su hijo. La felicidad que le aporte reírse con sus amigos por ejemplo le subirá la moral.
  • Escuchar música, leer o meditar son actividades que exigen pocos esfuerzos y ayudarán a su hijo a relajarse. 
  • El terapeuta ocupacional puede crear un programa de ejercicios para mejorar la fuerza y la resistencia del pequeño.
  • IfSi su hijo ha perdido el apetito, pueden darle alimentos sanos cada 2-3 horas cuando esté despierto. Intenten que cada tentempié sea lo más nutritivo posible. Consulten a su nutricionista si necesitan ideas.

Was this article helpful?