526

527

Consejos para sobrellevar el cansancio de los cuidadores

¿Cuándo fue la última vez que durmieron del tirón? ¿O cuándo se dedicaron un poco de tiempo? ¿Qué tal está su salud?

Cuidar de un niño enfermo de cáncer requiere mucha energía. Normalmente no tendrán tiempo para relajarse, desconectar o disfrutar de un sueño reparador. Esto puede provocar depresión, ansiedad, insomnio, dolor crónico, inflamaciones o enfermedades crónicas.

Es probable que sufran la fatiga del cuidador.

¿En qué consiste?

La fatiga es un sentimiento generalizado de cansancio. Si están fatigados, sentirán que les queda poca energía para hacer las tareas normales, pese a que duerman lo suficiente. Se sentirán cansados todo el tiempo, débiles, desgastados, lentos o pesados. También pueden sentirse tristes, irritables o frustrados. La fatiga puede afectar a su calidad de vida, a su humor, sus relaciones y sus actividades.

¿Cómo se puede evitar?

Estos ejemplos extraídos de «helpforcancercargivers.com» y un par de consejos personales les podrán ser útiles:

  • Intenten dormir lo suficiente.
  • Busquen ayuda para los cuidados y tareas del hogar para que puedan tomarse un descanso. Necesitar ayuda no los convierte en malos padres. Simplemente no pueden hacerlo todo solos. Nadie puede.
  • Siestas de 30-45 minutos antes o después de comer.
  • Manténganse activos durante el día. 15 minutos de actividad física cada día.
  • Intenten no sobrecargar su lista de tareas.
  • Saquen tiempo para las actividades que les gusten. Hagan descansos. Salgan de casa. Queden con sus amigos. Dense un capricho, como un masaje. Tomen un baño.
  • Levántense 15 minutos más temprano y dediquen ese tiempo para ustedes. Háganse un café o una infusión. Escriban un diario con sus emociones y problemas. Mediten, recen, estírense..
  • Mantengan una dieta sana. Opten por snacks sanos, como fruta, verdura o queso. Eviten los alimentos grasos o fritos, especialmente antes de dormir.
  • Beban agua y bebidas sin cafeína para mantenerse hidratados.
  • Eviten la cafeína después de las 15:00 (café, cola, té negro o chocolate).
  • Practiquen ejercicios de relajación o meditación.
  • Cuiden de sí mismos.  Aunque estén ocupados deben seguir acudiendo a sus citas médicas. Practiquen deporte, coman sano y duerman bien.
  • Consulten las opciones que existan en su trabajo para las bajas por motivos familiares. Si pueden reducir su jornada, aunque sea unas horas, se quitarán un peso enorme de encima.
  • Participen en un grupo de apoyo. Estas comunidades pueden brindarles consejos y apoyo en un entorno seguro.
  • Hablen sobre su fatiga.

¿Cuándo debemos mencionar la fatiga al médico?

Hablen con su doctor si:

  • No pueden salir de la cama en más de 24 horas.
  • No consiguen concentrarse cuando hablan, leen, ven la TV, etc.
  • No consiguen realizar actividades normales.
  • Tienen escalofríos o sudan.
  • Su temperatura está por encima de 38,3 o 38,0 oC durante más de una hora.
  • No pueden respirar.

También deben informar al médico de lo siguiente:

  • Cuándo empezó su fatiga.
  • Si ha empeorado.
  • Lo que ayuda a mejorarla o lo que la empeora.
  • Cómo afecta a sus actividades.

Un apoyo suficiente, junto a las herramientas adecuadas y la reorganización de sus prioridades, les pueden ayudar a ser más felices y cuidar mejor de su hijo/a. Estas herramientas les ayudarán a controlar la fatiga y evitar el desgaste a largo plazo.

Was this article helpful?