526

527

Cuiden de su cuerpo

Van a estar muy ocupados y preocupados por la salud de su hijo y se olvidarán de prestar atención a la suya. Sin embargo, es muy importante que cuiden de su salud, para así poder entregar toda su energía a su hijo. Es importante que:

No dejen de lado su salud

Deben acudir a sus revisiones, pruebas y consultas.

Presten atención a los síntomas de la depresión o la ansiedad

El estrés nos afecta física y mentalmente. Si estos síntomas duran más de dos semanas, hablen con su médico.

No se olviden de sus medicinas

Pueden pedir a su médico más recetas, así se ahorrarán los viajes a la farmacia. Comprueben si su farmacia realiza entregas a domicilio.

Cuiden su alimentación

Una dieta saludable les ayudará a conservar la energía. Si uno de sus seres queridos está ingresado o necesita procedimientos médicos largos, pueden traer comida preparada de casa. Traigan recipientes con sándwiches, ensaladas o platos preparados.

Descansen lo suficiente

Escuchar música relajante o realizar ejercicios de respiración ayudar a conciliar el sueño. Las siestas cortas les ayudarán a recuperar energía si no duermen las horas necesarias. Asegúrense de hablar con su médico si la falta de sueño se convierte en un problema.

Practiquen ejercicio

Dar paseos, nadar, correr o montar en bicicleta son excelentes métodos para activar su cuerpo. Cualquier tipo de ejercicio, incluso la jardinería, la limpieza, cortar el césped o subir las escaleras pueden ayudarles a mantenerse en forma. Intenten practicar una actividad física entre 15-30 minutos al día. Se sentirán mejor y podrán controlar el estrés.

La nueva rutinas y el estrés que generan suelen empeorar los problemas de salud existentes. Si están enfermos o tienen una lesión importante, es imprescindible que cuiden de su salud. Estos son algunos de los cambios que experimentan los responsables de los cuidados:

  • fatiga
  • sistema inmunitario débil (la capacidad para hacer frentes a las enfermedades se resiente)
  • cambios en los hábitos de sueño
  • curación de las heridas más lenta
  • presión arterial
  • cambios de peso o pérdida de apetito
  • dolores de cabeza
  • ansiedad, depresión o cambios de humor

«Cuando salgo a correr es el tiempo que me dedico a mi misma y que me permite seguir adelante.» - Gail

Was this article helpful?