526

527

Hablar del cáncer con amigos y familiares

Los efectos del cáncer en sus amistades y en su familia depende de lo cercana de que sea cada relación. Cada familia tiene un estilo de comunicación propio y sobrelleva la enfermedad de una forma. Piensen en las reacciones que sus familiares han tenido frente a situaciones adversas y planeen una estrategia para anunciar las noticias y pedir ayuda.

Las relaciones cambiarán. 

La mayoría de personas no tienen experiencias con enfermedades graves y quizás no sepan qué decir o cómo actuar. Algunas personas se asustarán al enterarse del diagnóstico. Otros a lo mejor hayan perdido un ser querido por culpa del cáncer y el diagnóstico les haga recordar momentos dolorosos. Por eso algunos familiares o amigos no estén dispuestos a brindarles toda la ayuda que ustedes esperan. 

Es duro, pero deben recordar que estas reacciones reflejan una experiencia pasada y no sus sentimientos hacia ustedes. Puede que algunos amigos y familiares se distancien, pero igualmente les sorprenderá el apoyo emocional y físico de otras personas durante la enfermedad.

Empiecen las conversaciones. 

Algunos parientes y amigos les evitarán porque no saben qué decir. Otras personas evitarán el tema por miedo a preocuparles. Si quieren hablar de la enfermedad, saquen el tema con sus amigos y familiares. Díganles que no pasa nada por mencionarlo. Háganles saber que no esperan una respuesta y que solo quieren que les ayuden a desahogarse. También es necesario dejar claro que a veces no querrán hablar del tema. Otras veces, quizás prefieran hablar de otros temas o simplemente pasar un buen rato con los amigos.

Acepten la ayuda de los que les rodean. 

Los familiares y amigos muchas veces no saben cómo ayudarles. A menudo, cuando lo intentan, no terminan de acertar, pero su intención siempre es ayudarnos. Es normal que se agobien con tantas llamadas, visitas o consejos y pueden sentir que en realidad ustedes están ayudando a su entorno en vez de recibir la ayuda que tanto ustedes como su hijo necesitan. Hablen de sus necesidades sin tapujos. Preparen una lista de tareas que las personas de su entorno pueden realizar. Sus amigos y familiares pueden encargarse de la colación, de las mascotas o de hablar con su entorno sobre el tratamiento. También pueden decirles que «saber que están ahí es más que suficiente».

En las épocas más estresantes, es importante contar con familiares y amigos que hagan las funciones de portavoz para el resto de seres queridos. De esta manera no tendrán que tratar con tantas personas, pero también podrán hacer entender su situación y recibir el apoyo que de verdad necesitan. Algunos padres crean listas de correo o un blog para informar sobre el avance de la situación.

Establezcan límites.

En ocasiones algún familiar bienintencionado sobrepasa los límites y complica la situación. En este caso, ustedes u otro miembro de la familia deberán dejarle claro los límites. Puede que sea difícil, pero lo mejor es ser directos y nombrar lo que les es útil y lo que no. Pueden decirlo de la forma siguiente: «Muchas gracias por tu ayuda. Pero acabamos cansados cuando estás aquí todo el día. Si quieres ayudarnos lo mejor es que vengas [fecha u hora específicas]».

Participen en actividades sociales. 

Siempre que puedan mantengan el contacto con amigos y familiares. Sus amigos pueden dar por hecho que no van a querer participar en eventos sociales. Así que, si lo desea, deben dejar claro que quieren seguir recibiendo invitaciones a eventos. Igualmente, dejen claros cuales son sus límites. A muchos amigos y familiares no les importará organizar actividades tranquilas, como ir al cine o comer en casa. No les dé miedo cancelar los planes si están cansados, ya sea física o mentalmente.

Was this article helpful?