526

527

Las consecuencias del cáncer para la pareja

July 2012

El cáncer tiene unos efectos importantes en la vida de los matrimonios y relaciones estables. Tras el diagnóstico, ambos miembros pueden sentirse tristes, angustiados, enfadados o incluso desesperanzados.

Cada pareja vive el cáncer de una forma. Algunas se ven reforzadas al hacer frente a los retos de la enfermedad conjuntamente, pero para otras, el cáncer puede crear nuevos problemas o empeorar los que ya existían.

Con su pareja

Consecuencias para la pareja

Las necesidades del tratamiento y las obligaciones familiares a distancia pueden reducir el tiempo que pasen con su pareja, en una época en la que el apoyo mutuo es imprescindible. Igualmente, es posible que se sientan abrumados por las emociones. Es lógico que lidien con el estrés de forma diferente, pero esto puede acarrearles problemas. Quizás no estén de acuerdo en temas importantes o sientan más tensión en la pareja. Es una experiencia común para ambos progenitores, muy dolorosa y complicada. Es importante que saquen tiempo para expresar lo que sienten y comunicarse. 

Esforzarse para mantener una relación sólida

Las relaciones sufren y la presión de la enfermedad les afecta. Pueden:

  • Mantener la comunicación. Los padres suelen tener diferentes métodos para lidiar con el cáncer. No duden en hablar de lo que más les ayuda a reducir el estrés. Pasen tiempo juntos, aunque no tengan muchos momentos libres.
  • Si la tensión entre ambos es un problema, consulten con el médico, trabajador social o terapeuta de su hijo/a.
  • Recuerden que no todo el mundo sobrelleva la enfermedad de la misma forma. Así que si su pareja no parece sufrir tanto como usted, eso no significa que sienta menos dolor.
  • Si pueden, intenten compartir momentos especiales juntos. Apóyense en la experiencia que están atravesando y todo lo que han vivido hasta ahora. Así podrán mirar al futuro con una visión positiva y esperanzadora.

«En una ocasión tuvimos que tomar una decisión importante sobre el tratamiento. Ambos teníamos opiniones diferentes. ¿Cómo podíamos tomar una decisión? Ambos teníamos voz y voto, pero ninguna opinión tenía más peso. Finalmente pedimos cita con un terapeuta. Así, pudimos crear un espacio seguro para conversar.» Jessica. Jessica

Con su expareja o con el otro progenitor del niño

Es importante que el otro progenitor participe en los cuidados. Sin embargo, esto puede ser una fuente de estrés. De repente tendrán que relacionarse con la otra persona, incluso si hace tiempo que no han mantenido una relación amistosa. Quizás tendrán que enfrentarse a problemas o personas que decidieron dejar de lado en el pasado. Es posible que afloren algunos sentimientos que sintió cuando la relación acabó. Si actualmente no tienen una relación, quizás les sea difícil ver a otras personas apoyadas por sus compañeros cuando ustedes deben enfrentarse a la enfermedad sin ayuda. La relación con su expareja puede ser difícil. Si tiene problemas para gestionar los cuidados de su hijo/a junto a su expareja, consulten al médico, trabajador social o terapeuta del niño.

Posibles cambios

Funciones.

Uno de los miembros de la pareja puede intentar controlar parcialmente la situación mediante una «especialización» en un tema concreto. Quizás quiera responsabilizarse de la organización del tratamiento o de la comunicación con el equipo médico. Si a ambos les conviene, este método puede ayudarles a sobrellevar la enfermedad. En cualquier caso, es importante que escuchen sus deseos o necesidades y que conserven un cierto grado de flexibilidad.

Necesidades emocionales.

 Cada miembro de la relación tiene diferentes necesidades emocionales, que pueden variar con frecuencia. Ambos tendrán aún más la necesidad de sentirse arropados. Las parejas tienen que comprender los cambios emocionales que provoca el cáncer y es importante que consideren consultar a un terapeuta o psicólogo, ya sea en pareja o solos. Muchas veces durante el tratamiento puede ser difícil expresar ciertos sentimientos por miedo a hacer daño o agobiar a su pareja. Es muy importante que el paciente exprese sus emociones a alguien que pueda soportar la intensidad de dichos sentimientos sin sentirse abrumado.

Planes de futuro.

El cáncer suele cambiar las esperanzas o los sueños de las parejas. Los planes de jubilación, viajes o paternidad pueden variar y provocar tristeza o rabia. Les será útil reconsiderar sus prioridades o establecer nuevos objetivos a corto plazo, como por ejemplo finalizar el tratamiento de su hijo. Algunas cosas que parecían importantes antes del diagnóstico puede pasar a un segundo plano, mientras que otras, como pasar tiempo en familia, cobran importancia. En vez de descartar algunos planes de futuro, les ayudará dejarlos apartados por un momentos.

Was this article helpful?