526

527

Los cambios emocionales de los alumnos con cáncer

SUS PROPIOS SENTIMIENTOS

Planear la vuelta a las clases del paciente puede ser una oportunidad para abordar sus sentimientos ante las enfermedades graves. Puede ser útil hablar con un médico, trabajador social o enfermero del centro médico del alumno. Su escuela puede contar con un equipo médico o psicológico que le podrá brindar asistencia. Seguramente algún compañero podrá compartir su experiencia con usted.br />
Por muy preparado que esté, contar con un alumno enfermo de cáncer en el aula es una experiencia exigente que requiere grandes esfuerzos.

En ocasiones es posible que no se sienta preparado para asumir la tarea o sienta pena por la situación de su alumno. Es importante ser consciente de que los profesionales médicos que trabajan con pacientes jóvenes también son vulnerables y se apoyan en sus compañeros y su entorno cercano.

Recuerde que forma parte de un equipo que incluye a padres, a todo el equipo médico y al profesorado. Busquen el apoyo y consejo del resto de los miembros de este «equipo» para expresar sus sentimientos o su duelo.

LOS SENTIMIENTOS DE LOS PADRES

Cuando tenga que hablar con los padres es aconsejable adoptar un tono directo. La mayoría de padres quieren que los profesores les pregunten por sus hijos y la enfermedad, además de estar dispuestos a proporcionar la información necesaria.

Si se sienten enojados, tristes o incluso si lloran, recuerde que estos sentimientos no son provocados ni dirigidos hacia usted.

Si los padres se sienten deprimidos, agobiados o tienen una actitud hostil, los profesores y el equipo médico deben adoptar una postura unida para tranquilizar a los padres y fomentar la asistencia del paciente a la escuela.

Was this article helpful?