526

527

Masajes padres/hijos una terapia centrada en las emociones gracias al tacto

El tacto es un sentido simple pero muy poderoso. Los expertos de nuestro panel han concebido un programa de masajes adecuado para los niños con cáncer. Los masajes están diseñados para que las familias los practiquen sin supervisión y su objetivo es dar pie a momentos compartidos que refuercen la relación padres/hijos.

«Con este programa ambicioso apoyamos a los padres, mediante unas habilidades prácticas que, ante todo, reforzarán una relación que a menudo se debilita cuando debemos hacer frente juntos a una enfermedad grave».
Marie Thérain, terapeuta psicomotriz, unidad de oncología/hematología del Hospital Armand-Trousseau

Reconectar a las familias afectadas

Los padres deben enfrentarse a la medicalización de la vida de su hijo y en muchas ocasiones sienten que no cumplen con su papel, impotentes, con miedo a ser raros. Esta actitud se añade al deseo, consciente o no, de dejarles solos entre las inyecciones, exámenes y tratamientos. Así se puede generar una distancia física que empeora el sentimiento de aislamiento, algo que no es deseable ni aconsejable.

«Tras el trasplante de médula ósea, estuvo terminantemente prohibido tocar a mi hija durante meses. La veía sufrir, incapaz de cogerla en brazos o agarrarle la mano. Es una situación de aislamiento intenso, para ella y para nosotros»
Ruth Hoffman, presidenta de CCI

Un descanso emocional que mejora la calidad de vida mediante unos masajes beneficiosos

Se ha demostrado que el tacto es esencial para los recién nacidos, ya que mejora el desarrollo físico y mental. La piel, además de tener habilidades protectoras, es una zona de intercambio. Gracias a la reciprocidad del tacto, la piel recupera su papel de conector y tranquilizador. Dado que el tacto es el único sentido con una estructura reflexiva (al tocar, nos tocan), los masajes son beneficiosos para la persona que lo practica y para la que lo recibe.

Además de reforzar las relaciones familiares, el objetivo principal es que el niño viva las diferentes fases del tratamiento más relajado. Entre los beneficios demostrados de la terapia con masajes se encuentra el alivio del estrés, dolor, náuseas y cansancio. Muchos estudios han confirmado que los masajes mejoran la calidad de vida y el estado físico y emocional de los niños que se someten al tratamiento. 1, 2, 3

Los padres recuperan totalmente su identidad gracias a un masaje lleno de cariño. Dejan de ser simplemente un cuidador. El masaje es un momento de ternura en el que gracias a unas pocas técnicas, por un momento vuelven a ser padres.

«El jardín», «El hormiguero», «Los tres corazones»... técnicas simples y divertidas para unos masajes suaves

Una vez identificados los beneficios, el grupo de trabajo reflexionó sobre el mejor método para que los niños enfermos accedieran a los masajes sin importar la fase de la enfermedad. Un grupo de siete expertos, formado por una socioesteticién, enfermeras residentes, una enfermera pediátrica, una bailarina, una terapeuta psicomotriz y una fisioterapeuta lanzaron una investigación, durante la cual se reunieron en numerosas ocasiones para determinar las técnicas, el contexto y descartar cualquier riesgo. Juntos desarrollaron el programa de masajes padres/hijos, mediante unas técnicas suaves que utilizan un enfoque divertido, simple, calmante y acogedor.

En «El jardín», «Los tres corazones», «Los ojos del panda», «La serpiente», «El pequeño hormiguero» y «La locomotora», los padres pueden aplicar presión con sus manos, ni muy fuerte, ni muy suave, ni muy rápido ni muy despacio, en los brazos y manos, en las piernas y los pies, en la espalda, el rostro y la cabeza.

Para que tanto padres como hijos se sientan cómodos y se olviden de la jerga médica, hemos desarrollado una guía en forma de juego de mesa divertido que incluye también una serie de precauciones básicas. Cada tarjeta describe el masaje en detalle y una pegatina de colores especifica si el masaje es adecuado para los bebés.

El juego ha sido desarrollado para el mercado internacional y es adecuado para todo tipo de familias y culturas.

«Mamá seguía mis movimientos en un brazo e intentaba reproducirlos a la vez en el otro. Julianne se relajó rápidamente, quedándose prácticamente dormida. Después seguimos con «El hormiguero» para despertarnos un poco. Papá siguió el masaje en las piernas, lleno de orgullo y emociones. Nos reímos y lloramos. Por fin pudimos compartir algo que no fuera la enfermedad y los cuidados invasivo»
Isabelle Landeau, enfermera pediátrica, hospital de Mantes-la-Jolie

De cuidadores a padres: fase de pruebas y lanzamiento

En diciembre de 2018 organizamos cinco sesiones de pruebas en los centros pilotos, lideradas por los grupos de trabajo, para recabar la opinión de los niños y las familias y poder ajustar los contenidos necesarios.

Los padres aprendían las técnicas de masaje de la mano de los profesionales de la salud en sus centros de salud. Dos cuidadores voluntarios, que ya conocían las técnicas del programa y eran expertos en el campo, formaron y ayudaron a los padres durante la experiencia, generalmente nueva para la mayoría. Una serie de tutoriales en vídeo están disponibles para ayudarles en la formación.

En 2019, el programa se lanzará a nivel nacional en los centros de salud, en colaboración con FHF y Unicancer, antes de comenzar su adaptación al mercado internacional.

El grupo de trabajo dedicado al proyecto

  • Marie Thérain, terapeuta psicomotriz del Hospital Armand-Trousseau
  • Isabelle Landeau, enfermera pediátrica residente, hospital de Mantes-la-Jolie
  • Lise Vigneau, fisioterapeuta del hospital Armand-Trousseau
  • Valérie Petit, profesora de baile
  • Élodie Desmoulins, enfermera residente del Hospital Universitario de Toulouse
  • Gwenaelle de la Marque, enfermera residente del Hospital Universitario de Toulouse
  • Aurélie Delabre, esteticien social

Was this article helpful?