526

527

Nuestro hijo acaba de ser diagnosticado con cáncer:  sobrellevar las emociones y los miedos

7 min - Read

Si se acaban de enterar de que su hijo tiene cáncer es muy probable que estén en estado de shock y negación. Puede ser difícil asumirlo. Es probable que les cueste entender lo que pueda pasar en el futuro y cómo va a afectar a su hijo y a su familia. Las decisiones del futuro pueden darles mucho miedo. Quizás se sientan paralizados y no se terminen de creer lo que está pasando. Es totalmente normal que los padres que acaban de enterarse del diagnóstico sientan estás emociones abrumadoras, como dolor, tristeza, culpa, miedo o negación.

Céntrense en lo que tienen que hacer

Puede ser difícil de creer al principio, pero la mayoría de padres superan las reacciones y emociones iniciales si se centran en lo que tienen que hacer para apoyar a su hijo y a su familia. Conocen a su hijo mejor que nadie y saben cómo ayudarle en situaciones extrañas. Saben lo que le da miedo, le entristece o le alegra y saben hacer que se relaje en las situaciones más agobiantes. Si controlan los nervios, están presente y le dan todo su cariño y tranquilidad, su hijo podrá llevar mejor el tratamiento.

Las emociones y los miedos de su hijo 

Es muy importante dar al niño el espacio para sentir miedo y tristeza. Tiene que saber que puede hablar con ustedes siempre que necesite expresar cómo se siente. Es muy positivo ser totalmente sinceros con nuestros miedos y emociones para el bienestar y la capacidad de sobrellevar el cáncer, tanto del niño como de ustedes. 

Todas las emociones son válidas 

Deben ser conscientes de que todas las emociones son válidas. La mayoría de padres sentirán durante el tratamiento que tienen bajones y épocas buenas. Algunos días lo llevan mejor y otros se sentirán totalmente perdidos o sin control. Esto es lo que llamamos la «montaña rusa de emociones». Es importante confesar estos sentimientos a nuestro entorno, ya sea a los familiares, equipo médico u otros seres queridos. Estos cambios emocionales suelen coincidir con las fases del tratamiento de su hijo, como el diagnóstico, la fase previa, el tratamiento en sí y la fase posterior.

El diagnóstico suele ser un mazazo para todos los miembros de la familia. Cada persona gestionará la noticia de una u otra forma. Estas emociones incluyen shock, miedo, enfado, tristeza o negación.

Los efectos del cáncer infantil suelen alcanzar a toda la comunidad que rodea al niño, como sus profesores, compañeros de clase, vecinos u otras personas que estén en contacto con ustedes durante la enfermedad. Todas las personas afectadas necesitan la información adecuada para saber cómo gestionar esta época difícil. Estas secciones incluyen diferentes consejos. 

  • El niño con cáncer 
  • Los hermanos/as 
  • Parientes y amigos

Algunos consejos

Pese a que nadie puede preparar totalmente a los padres para sobrellevar el cáncer de su hijo, esperamos que estos consejos les sean útiles. 

  • Infórmense todo lo que puedan sobre el cáncer, el tratamiento y los cuidados
  • Aquí encontrarán información que les puede ayudar.
  • Consulten con los doctores cuáles son las fuentes de información fiables. Algunas páginas contienen información no fiable, peligrosa y preocupante.
  • No intenten «hacerse los valientes» y pasarlo solos. Todo el equipo médico está a su lado para brindarles su apoyo. Hablen con ellos, expresen sus emociones y pidan ayuda cuando sea necesario.
  • Pidan a familiares y amigos que les ayuden con las tareas del hogar, como la comida, la colación, la limpieza, la compra y cuidar del resto de sus hijos. Van a querer ayudarles pero seguramente no sepan ćomo hacerlo. No duden en explicárselo.
  • Cuiden de sí mismos. La mayoría de padres se olvidan de esta parte esencial, al centrarse totalmente en las necesidades de su hijo. Es muy importante que tengan en cuenta sus propias necesidades y no se sientan culpables por ello. No pueden cuidar de su hijo correctamente si primero no se ocupan de ustedes mismos.
  • Hablen de sus sentimientos con personas de confianza. La mayoría de personas se sienten mejor cuando comparten su tristeza, enfado o miedo. Si consideran que necesitan ayuda profesional no duden en consultar con su médico de cabecera o trabajador social.
  • Organicen una lista de correo o un blog para las personas que quieran informarse de cómo van las cosas. También pueden delegar en un familiar o amigo la tarea de comunicarse con el resto de amistades o parientes. Tener que informar a todo el mundo constantemente sobre el estado de salud de su hijo puede llegar a ser agobiante. Tengan cuidado con la información que publican, puesto que su hijo quizás no quiera que algunos datos sean públicos.
  • Pasen tiempo con su pareja, familia y amigos. La enfermedad de su hijo puede afectar a sus relaciones. Es importante mantener la comunicación, ya sea hablando o mediante intimidad física, siempre que sea posible.
  • Soliciten información y apoyo a la organizaciones que ayudan a los niños con cáncer y sus familias.
  • Busquen los datos de contacto del representante local de CCI y otras asociaciones para más ayuda.

Was this article helpful?